Situación Contractual de Profesionales de la Educación en Chile.

--En Chile tenemos condiciones contractuales tremendamente precarias--

Por Angélica Cabezas Torres, Revista Educar.

En junio de este año se dieron a conocer los primeros resultados del informe TALIS 2013, los que dejan en evidencia que Chile es el país donde los profesores pasan el mayor tiempo frente a curso, pero ¿es ése el meollo del asunto? Para Juan Pablo Valenzuela, profesional del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile, no lo es. Él asegura que el punto crítico para los docentes chilenos es que el número de horas lectivas es prácticamente la totalidad de las horas que tienen de contrato; por lo tanto, no les queda tiempo para hacer otras actividades claves para ser un buen profesor.

Hay otros países, como es el caso de la provincia de Alberta (Canadá), donde los docentes tienen 26,4 horas de clases; es decir, 1,3 horas menos que Chile, pero ¿cuántas horas tienen de contrato? 48,2 y en Chile sólo 29,2. Los profesores en general en el mundo están contratados por jornada completa, porque se requiere que su mayor preocupación sea preparar y enseñar a los niños, pero para eso no sólo deben estar en la sala de clases. El buen docente requiere de muchas otras actividades que demandan tiempo

Únicamente, el 25% del contrato de los profesores chilenos corresponde a horas no lectivas, que incluyen horario para planificar, reuniones de apoderados, trabajo en equipo, revisar y preparar pruebas. Siendo el más bajo a nivel mundial. --La experiencia comparada da cuenta de que entre el 40% y 50% del tiempo es de actividades no lectivas--, dice Valenzuela.

En todos los países con los que nos estamos comparando, las condiciones mínimas son que las horas extras que necesita el profesor para otras actividades están en el contrato y no son un subsidio personal al sistema escolar, que es lo que sucede en Chile, donde deben dar entre 1/4 y 1/3 de sus jornadas de manera gratuita para preparar las clases (según Censo Docente)

En los países que contempla el estudio, en promedio más del 80% de los profesores está con contrato de jornada completa; es decir, tiene al menos el 90% o más del total regular de horario que debería tener el contrato de jornada completa de un profesor. En el caso de Chile sería tener 40 horas o más. ¿Cuántos profesores en Chile tienen jornada completa? Sólo el 68,5%, esto es 2/3 de los maestros.

Además, Juan Pablo Valenzuela aclara que, en el resto de los países, aquellos docentes que no tienen jornada completa, poco más de la mitad dice que es por temas personales, por lo tanto, por opción propia, mientras que en Chile, 2/3 dice que es porque no les ofrecen más horas.

De acuerdo a la experiencia internacional, ¿cuáles serían las condiciones ideales para que un profesor se desempeñe?

Yo hablaría de condiciones normales, porque no es que los otros países tengan las condiciones ideales. Primero que todo, los profesores deberían estar contratados por jornada completa, de manera que ninguno se vea obligado a buscar nuevas fuentes de financiamiento para llegar a fin de mes.

--Un adecuado equilibrio entre el tiempo dedicado para actividades lectivas y no lectivas, la proporción debería ser de al menos un 60% y 40%, respectivamente.Este 25% que hoy tenemos debería pasar a un 40% en el contexto de una jornada completa. No nos sirve de nada pasar a ese diseño, si mayoritariamente le ofrecemos a los profesores contratos de 30 horas, porque eso significa que tendrán que buscar un segundo empleo para poder subsistir. En Chile tenemos condiciones contractuales tremendamente precarias.

El segundo elemento son las condiciones de salario. Es un tema muy relevante y no tiene que ver con los indicadores del PIB per cápita del país, porque Chile está algo sobre el promedio de la OCDE; lo relevante tiene que ver con lo que ganan los otros profesionales. El caso de Chile es dramático, en general los profesores ganan entre 50% y 60% de lo que reciben otros profesionales, y eso es desde el primer año que trabajan hasta cualquier etapa que podamos comparar, incluso la brecha se acrecienta en el tiempo.

La experiencia comparada dice que es indispensable que los salarios al menos globales que se perciban, deben ser en promedio similares al del resto de las profesiones. Por ejemplo, en Finlandia, país con el que siempre nos estamos comparando, los profesores ganan en promedio lo mismo que el resto de las profesiones, no es la profesión mejor pagada.

--Y el tercer elemento crítico tiene que ver con el desarrollo profesional. Que podamos decir que ser maestro en Chile es atractivo, porque se pueden desarrollar sistemáticamente. Que se puedan quedar enseñando en las escuelas toda su vida profesional, que no sea un tema transitorio. Que los profesores puedan ir ascendiendo en distintos desafíos y que cuenten con mecanismos de apoyo

¿Y qué pasa con la valoración de la profesión docente?

Que ser maestro tenga un alto reconocimiento público es otro tema importante, pero que no tiene que ver con condiciones labores. Cuando uno les pregunta si se sienten valorados, la percepción es intermedia o baja y es un problema internacional, no es sólo de Chile. Incluso, nuestro país está en una situación intermedia.